La salud bucodental y enfermedades del corazon

Una sonrisa al corazón: la salud bucodental y enfermedades del corazón

Existe una dependencia entre la salud bucodental y el corazón, a tal punto que una buena salud bucodental previene las enfermedades cardiacas.

Un seguro dental le confiere una protección que también propicia la tranquilidad espiritual, al facilitarle un ahorro monetario destinado a su amparo bucal. Al contratarla, usted tiene el camino expedito para recibir asistencia con prestigiosos expertos en magníficas clínicas, con tecnologías de avanzada y disponen, no sólo de tratamientos preventivos, sino curativos. Entre ellos se halla: la fluorización en el universo infantil, la limpieza de sus dientes, extracciones o la conservación de sus dientes con métodos como endodoncia.

Un aspecto medular de contratar seguros dentales en Miami Florida radica en que mediante las revisiones el experto puede avizorar trastornos, que con un tratamiento a tiempo le evita que usted desencadene una enfermedad cardiovascular.

Las indagaciones corroboran que las bacterias en la cavidad bucal pueden ser la causa de enfermedades como la gingivitis, y al circular por el torrente sanguíneo perjudican a otros órganos como al cerebro o al corazón.

Otras comprobaciones científicas dan fe que las personas con adicciones al tabaco, además de ser propensas a padecimientos en las encías, corren el riesgo de sufrir por enfermedades cardíacas.

Expresan que quienes mantienen incorrectos hábitos higiénicos buco dental quizás desconozcan que se exponen a infecciones en la encía. Sepa que el asunto es más delicado de lo que parece. A veces esas bacterias en nuestro complejo bucal se propagan por nuestro organismo y pueden dañarnos el corazón con una endocarditis.

Esta es una infección del endocardio, que recubre en nuestra parte interna las válvulas y cavidades cardíacas. Ahí yacen algunas razones que marcan la diferencia en el tratamiento estomatológico dirigido a una persona sana y un cardiópata.

Si ya padece del músculo cardíaco y requiere de procederes estomatológicos, ante todo está obligado a advertir al odontólogo de sus inconvenientes de salud, con el objetivo de evitar algún percance en el transcurso de la sesión de tratamiento.

El experto tiene que conocer de su historial médico, de los medicamentos y dosis prescritas lo cual le permite la actuación con un sistema adecuado al tipo de afección cardiaca que padece.

La lógica indica que si la persona sana quiere evitar los problemas cardiovasculares o los cardiópatas no desean agravar su existencia, deben enrolarse en un seguro de salud dental.

Constituye la garantía de su sanidad en su complejo bucal y no pocos así lo consideran pues están al tanto de que las enfermedades en esa zona afectan de una u otra forma la salud del corazón.

De igual forma hacen sus advertencias sobre el tabaquismo también de fatales consecuencias para el sistema cardiovascular.

Créame que esa relación entre los sistemas del complejo bucal y el cardiovascular me hace pensar en un matrimonio que hay que contonear y prestarle mucha atención. ¿Por qué? Pues porque una dolencia en nuestro sistema buco-dental puede matar el vigor del músculo cardiaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button
¿Necesita Ayuda?